Nuestra historia

Una familia de Médicos:  100 años de historia

Esta saga de médicos comenzó con los hermanos Marino y Pedro de la Barreda Espinosa, ambos naturales de la isla del Hierro.

 

El primero, Marino de la Barreda, oftalmólogo ejerció su especialidad en Soria y en Sta. Cruz de Tenerife.

 

El segundo, Pedro de la Barreda, conocido como “Don Pedro”, fue colaborador del también llamado “Don Carlos” Jiménez Díaz y, posterior sucesor de este como Jefe de Servicio de Medicina Interna de la Fundación Jiménez Díaz y director de múltiples proyectos de investigación.

(http://dbe.rah.es/biografias/42433/pedro-de-la-barreda-espinosa)

Marino Palazón de la Barreda, sobrino de los anteriores, se especializó en Traumatología y Cirugía Ortopédica, en la misma Fundación Jiménez Díaz.

Desarrolló técnicas quirúrgicas para el tratamiento de la poliomielitis, cirugía de la escoliosis y, sobre todo, la expansión internacional de los alargamientos de miembros inferiores con la técnica de Anderson del que fue alumno directo en Edimburgo.

Fue responsable de la formación de especialistas que posteriormente ocuparon cargos de relevancia en distintos hospitales de la geografía española.

Tres de sus ocho hijos (Jorge, Pedro y Ángel Palazón Quevedo) siguieron sus pasos como consecuencia de la pasión transmitida por su padre por la medicina y la traumatología. 

Son los herederos de un legado que se mantiene en la actualidad.

En la actualidad ya hay una nueva generación de doctores Palazón con tres nuevos médicos en periodo de formación.